Belleza Maldita….

Sus manos eran tan frías, que el hecho de tocarse los brazos le producían escalofríos.

Su piel era tan blanca como un copo de nieve que aún no rozó el suelo.

El color de su pelo era de un negro azabache único en el mundo.

En sus ojos se mostraba la desdicha de alguien que nunca había sido amada.

Era su condena, el precio por haber elegido la belleza infinita, la que ningún ser podría llegar a alcanzar nunca.

Y sin embargo, ella se maldecía cada día que despertaba, por ver que siempre estaría sola, desdichada.

Siempre pensaba que un pacto con el mismo diablo hubiera sido mejor que aquella condena. 

El acantilado donde siempre estaba era su único hogar, donde nadie podía alcanzarla. Nadie sería capaz de amarla, nadie tendría el valor de llegar hasta ella y entregarle su amor eternamente. Todos los que lo habían intentado, acabaron huyendo. Sólo encontraban imperfecciones en sí mismos y se volvían locos.

Uno de aquellos tristes días, alguien llegó hasta ella:

-Un sitio muy hermoso para contemplar sola, ¿no crees?- dijo mientras se sentaba a su lado.                                                                                     -Nadie sabe admirar la belleza de las cosas hermosas en compañía- respondió ella sin ni siquiera mirar a su acompañante.                              -¿Qué es lo que hace que una chica tan hermosa esté tan sola en este lugar tan abandonado?                                                                                    -¿No me ves?- dijo ella indignada.- Nadie se atreve a sentarse aquí junto a mí, en silencio, y decirme con una mirada todo lo que mi corazón espera oir.                                                                                                                                                                                                                                         – Sí que te veo, sino no estaría sentado junto a tí.- respondió él.                                                                                                                                              – ¿Cómo llegaste hasta aquí?                                                                                                                                                                                                          – Mi corazón se estaba rompiendo al escuchar tu llanto.- respondió él agarrando una de sus manos, esas manos que siempre habían sido de hielo. – Todos dicen escuchar mi llanto, por eso vienen. Cuando me ven, se quedan muy sorprendidos ante mi belleza, pero yo vendería mi alma con tal de ser alguien normal, alguien imperfecto.- bajó su mirada hacia el mar.                                                                                                                               – No deberías atormentarte por eso. Yo he sentido tu dolor, no ha sido tu belleza lo que me ha traído hasta aquí. Eres preciosa, pero tu belleza interior ha sido lo que ha cautivado mi alma. Cada lágrima que resbalaba por tu rostro, me hablaba de tí, al igual que lo está haciendo ahora, y nunca he visto a nadie tan bella como tú, dejando a parte tu exterior, tienes una belleza interior incomparable, por eso he venido.                        -No te creo- se levantó de repente. – Todos me dicen cosas bonitas cuando llegan aquí, y después, lo único que hacen es volverse locos porque no aguantan mi maldita perfección.                                                                                                                                                                                                 -Sé que nunca has sido feliz, lo siento en tus latidos. Dame la oportunidad de demostrarte que tu belleza no me volverá loco, y que la única locura que saldrá de esta conversación son palabras sinceras de amor. Déjame tu mano.- dijo dirigiéndola hacia su pecho. – Siente el ritmo acelerado de un corazón que ama de verdad, no amo tu físico, amo tu belleza interior. Eso es lo que nos hace bellos, lo que nos hace vivir, sentirnos bien con nosotros mismos. Tu belleza es tan grande que la misma luna parece fea comparada contigo. Tu dolor está matando esa belleza, deja que se vaya y aprende a vivir con una sonrisa en esa hermosa cara.                                                                                                                                                        Ella esta muy sorprendida ante aquellas palabras tan profundas. Aquellas palabras las estaba esperando desde hacía mucho tiempo, y no esperaba que llegaran nunca.                                                                                                                                                                                                         – Nunca nadie me había dicho algo tan hermoso.-dijo ella al fin.- Nadie había hecho algo así por mí durante todo este tiempo…                                 – Lo sé. Espero poder ayudarte a ver que hay personas que saben ver más alla de una cara bonita o de un cuerpo bonito. Tú posees mucho más que esas cualidades: tu alma es hermosa. Ahora está triste, pero si me dejas, haré que el hielo que anida en tu corazón desaparezca, y sientas que puedes volver a amar alguien, sin miedo a que su locura acabe con él.                                                                                                                          -¿Y como vas a hacer eso?- preguntó ella intrigada.                                                                                                                                                                   – Sólo necesito que confíes en mí y cierres los ojos.                                                                                                                                                                   Ella cerró los ojos y esperó. Cuando quiso darse cuenta, los labios de él estaban rozando los suyos, tan delicadamente, que pensó que se moriría si no la besaba ya. Cuando él rozó sus labios de nuevo, ella le abrazó, y se fundieron en un beso que duró eternamente mientras una lágrima resbalaba por su rostro, pensando que, al fin, era amada de verdad…

Anuncios

Una respuesta

  1. I possess shared Belleza Maldita. | PARANOIAS DE UNA FUTURA PSICÓLOGA…

    on my social media profiles. Awesome producing.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: