El Tarot y sus derivados…

Hoy me apetece escribir muchas cosas, y me ha venido a la mente un trabajo que hice hace 2 años sobre las predicciones y los tarots, y retomaré mis pensamientos sobre el tema en este blog.

El ser humano siempre ha sentido curiosidad por saber cosas sobre su futuro: ¿quién no ha tenido ganas de llamar a una línea de tarot para preguntarle sobre el amor, el dinero, la salud, el trabajo…? Yo por suerte nunca caí en ese tipo de cosas (¡menos mal!) pero hay mucha gente que sí ha llamado a esos números para conocer su futuro. Ahora bien, ¿cómo sabemos que ellos saben nuestro futuro? ¿Unas simples cartas pueden hablar de tantas cosas? Permitidme que lo dude… Si se pudiera conocer el futuro, ¿por qué no mirar cuál es la vacuna del sida, por ejemplo? Si esos “personajillos” tienen un don, que lo usen para ayudar a la humanidad y no para ganar dinero fácil a causa de víctimas inocentes (aunque son esas víctimas las que aumentan sus ingresos en el banco de forma voluntaria).

Hay muchas formas de “conocer” el futuro: tarot, horóscopo, astrología…y mil formas más que existirán en el mundo y las cuales desconozco ahora mismo. Todas esas personas lo único que hacen es ganar dinero a costa de la inocencia de los demás. Quisiera pensar que esas personas llaman a esos números porque su situación es extrema, pero uno se da cuenta de que no. Hay un programa de radio en el que durante una hora, una “vidente” atiende llamadas en directo (eso cuando no repiten el programa, porque llama tan poca gente, que más de una vez y más de dos he oido el mismo programa) y me parecía hasta gracioso. Llamaban madres preguntando por el futuro sentimental de sus hijos (de por lo menos 25 años en adelante). Era muy divertido oir la preocupación de la madre hablando sobre su hijo/a. Creo que les faltaba preguntar cuando iban a mentener relaciones sexuales… También era muy cómico ver cómo la mujer no acertaba ni una sola cosa de la supuesta adivinación. Pondré un ejemplo:

Llama una mujer preguntando por el futuro amoroso de la hija. Dicha hija está soltera, pero según la vidente, la hija está rodeada de pretendientes, cuando a la hora de la verdad, la hija está en una depresión(este término trae de cabeza a la gente, y más los psicólogos, que somos los que realmente sabemos usar el término) porque ha roto con su pareja, con la que llevaba 10 años y en esos momentos ni siquiera sale de casa. La vidente insiste en que muy pronto encontrará pretendiente y que volverá a ser feliz.

Yo me pregunto: ¿hace falta llamar a una vidente para que te diga que tu hijo/a volverá a ser feliz? Lo primero que hay que hacer es hacer salir a esa persona (sin gastarte el dinero para que alguien te diga lo que han dicho unas cartas, que ni siquiera sabes si las está mirando, o usando) de esa depresión y animarla a seguir adelante, pero no porque la vidente haya dicho que pasado mañana estará de nuevo con alguien, sino porque una persona herida es la persona que más sufre, y nadie quiere eso para sus seres queridos.

Otra cosa que me llama la atención es que una vidente casi nunca habla de cosas malas, sino de que todo va a ir a las mil maravillas…¿Quién es capaz de tragarse esos cuentos chinos? ¿Viven en una burbuja aislada del mundo? ¿No saben que en el mundo hay hambre, dolor, miserias, muertes…?

En fin, siempre tiene que haber de todo en este mundo, pero… ¿donde se esconden las cosas buenas? ¿Se puede sacar algo claro de formas de conocer el futuro? Yo, me opongo a estas formas de ganar dinero…

Anuncios

Buena y Mala Educación…

Estoy muy reflexiva ultimamente, y para no perder el hilo anterior, haré otra de mis reflexiones (esas que tanto os gustan a todos,jeje). Hablaré hoy de la educación (y también de su variente: la mala educación).

La educación es algo que nos enseñan (aunque haya gente que no lo muestre) desde pequeños. Me viene ahora mismo a la cabeza el anuncio de”Esto no se toca niño, con esto no se juega…” . Nos inculcan unas normas que debemos seguir para la prosperidad de la casa y también para la supervivencia de los habitantes de dicha casa. Nos enseñan a comportarnos cuando vienen visitas, a recoger nuestras cosas (aunque los resultados de esto no sean visibles hasta….¡quién sabe cuando!), a ser educados(valga la redundancia)… Nuestros padres (y demás personas que se encargan de nuestra educación a lo largo de nuestra vida) tratan de que seamos personas educadas, y que de este punto, tratemos de ser buenas personas con el resto de habitantes de nuestro entornto y también con la gente que, aunque no conozcamos profundamente, se cruza en nuestra vida a diario.

La mala educación no significa que los padres y educadores hayan enseñado malos modales, sino que, algunas personas, no ponen en práctica esa buena educación y tratan a los demás como si ellos fueran superiores. ¿Quién no se ha encontrado con estas personsas a lo largo de su vida? Gente que, sin el menor escrúpulo, te mira por encima del hombro y su mirada te dice: “Aquí estoy yo”. Por desgracia, queridos amigos, esas personas están por todas partes: en el supermercado, en el colegio, en el instituto, en la oficina, en la calle, en el cine… Gente que, sin el menor problema, te puede pegar un empujón, decirte palabras malsonantes o cualquier otra forma de demostrar su falta de educación.

Es en este punto cuando unos pades observan la mala educación de sus hijos y llegan a preguntarse “¿Tan mal he educado a mis hijos para que sean así?” Si dan un paseo en el tiempo, podrán recordar la educación recibida y analizar como han aprovechado esa educación en su presente. No necesariamente todos los hijos desaprovecharán esa educación en su futuro como padres (tal vez quieran cambiar cosas, esto es normal) pero los hijos que no usan la educación recibida (o que, por el contrario, no pudieron disfrutar de ella , por los motivos que fueran) tendrán más problemas a la hora de hacer los mismos con su descendencia.

Con esto sólo quiero decir que, hay que elegir la forma adecuada de educar, y que debemos tener en cuenta dicha educación cada día que sailmos a la calle y hacemos nuestra. Si hemos tenido una educación no apropiada, tratemos de modificar y no transmitir a los hijos cosas que, en un futuro, serán perjudiciales para ellos y para los demás.

La Pócima del Amor y Los Gusanos-Mariposas…

Yo sigo aquí reflexionando, a estas horas, no hay mucho que hacer (bueno sí, dormir, pero ahora no tengo sueño).

Vamos con el título de la entrada: ¿Qué es el amor? Si preguntamos a 5 personas diferentes, cada una nos dará 5 respuestas diferentes ante esta pregunta, asi que imaginemos la cantidad de respuestas que hay por el mundo ante esta pregunta… Es una respuesta muy complicada de obtener…lo podría definir como una pócima mágica a la que cada uno añade sus ingredientes secretos, aparte de los básicos que todo el mundo conoce.

Crearé mi propia fórmula del amor, para que veamos lo diferente que puede ser según cada persona.

Ingredientes:

Amistad, tiempo, cariño, confianza, atrevimiento, fidelidad, calendario, dulzura, unas gotitas de picardía, un poco de pasión, comprensión, diversión, antirutina y antiestress.

Preparación:

Meta en la cazuela la bolsita de amistad y déjela el tiempo suficiente hasta que al hervir, salga un humo especial de cariño y confianza. Añada a continuación las gotas de atrevimiento para que pasemos de una amistad buena a algo más (abtenerse los que buscan relaciones esporádicas y/o llevarse a alguien a la cama una única noche). Una vez hecho esto, y con el tiempo necesario (recuerde que necesita tener siempre un calendario) empiece a marcar cada día en dicho calendario, ya que cada día de ese amor que desea, debe ser único y especial. En este punto, debe de poner en la cazuela el resto de ingredientes y…voilà! Ya tiene su amor perfecto!

El calendario es un elemento esencial, como he dicho antes, para que matenga ese amor fuerte y duradero, sino, su pócima se volverá asquerosa y sabrá a sapos y culebras. Siguiendo estas fáciles instrucciones (aunque a veces parezca más difícil de como aquí se explica) conseguirá una relación fuerte y sana.

Explicado así parece lo más sencillo del mundo, de hecho, me ha parecido una versió divertida de cómo yo misma entiendo el amor. Todos sabemos que la realidad, desafortunadamente no es así (aunque hay casos que sí, todo depende del típo de ingredientes y del modo de preparación usados). Pero si le preguntamos a diferentes personas, cada una añadirá o cambiará elementos. Esta receta es aplicable también a otros muchos aspectos de la vida (cómo quiero ser, cómo quiero vivir, cómo quiero que sea mi futuro…)pero debemos tener en cuenta de que según los ingredientes que usemos (vuelvo al caso del amor) obtendremos unos resultados u otros.

Podemos definir el amor como una lista de tareas y objetivos que esperamos conseguir y que esperamos de la otra persona. El problema es que normalmente, ambas partes de la pareja, no acaban de ponerse de acuerdo, y es aquí donde empiezan los problemas de falta de compresión, donde uno no ve los deseos del otro…

Muchas son las formas que existen de definir esta palabra que tantas veces está presente en nuestras vidas, y que tan pocas somos capaces de identificarlo como tal, o a veces lo confundimos con otro tipo de sentimentos…

El ser humano se siente tan complejo, que no es capaz de comprender como una simple palabra, puede llegar a causar tantos sentimientos (buenos y/o malos, según el punto donde uno se encuentre). Es muy conocida la famosa frase que dice: “Del amor al odio hay solo un paso” pero todos sabemos que al revés, esta frase también es posible. Yo misma he experimentado el significado inverso de esa frase, y les puedo asegurar, que todo es completamente diferente cuando uno abre su corazón ante la persona correcta (o la que creemos que es la correcta).

Hay que tener en cuenta también, los rechazos amorosos, los rencores ante antiguas parejas, el daño que nos causaron antiguos/as novios/as. Cuando uno siente esa sensación de cosquilleo en el estómago debido al despertar de esas orugas que habitan en nuestro estómago y que ahora se han convertido en hermosas mariposas, debemos hacerlas casos, y dejar que su vuelo nos guíe hasta la persona que las ha despertado. Tal vez fallemos, tal vez acertemos, pero de lo que estoy segura es de que sino nos arriesgamos, nunca sabremos si las mariposas estaban en lo cierto….

¿Navidad o Fiesta de Consumo?

Hoy es el día de las críticas, no lo puedo evitar (¿será que me afectó la coca-cola de antes?) y la verdad es que me apetece escribir (normalmente siempre escribo, pero casi siempre poemas). A lo que iba, vamos a hablar de temas actuales, y uno que toca ahora en estas fechas, son las Navidades (o fiestas del consumo como las llamo yo, y refleja mejor el significado).

¿Qué es realmente la Navidad? ¿Reuniones familiares?¿Sentarse toda la familia a comer en armonía? ¿Comprar regalos y más regalos?

1) ¿Hay que esperar hasta la Navidad para reunirnos todos en familia? Si es así, no veo qué clase de familia es esa…Una familia puede reunirse en cualquier momento, no esperar hasta el 24 de diciembre.

2) Nos inculcan el consumismo hasta en la comida! Las Navidades son las típicas fechas de los atracones. ¿No podemos pegarnos una buena comida hasta que no sea Navidad? ¿Por qué siempre se compra lo típico: langostinos, cordero, cochinillo…?Y que no falte la piña! En fin… Una cosa a destacar en este punto, es la recomendación desde el partido del gobierno: ahora que han subido los precios de todo (de las típicas comidas navideñas también, todos los precios suben) nos recomiendan que comamos conejo. Hacía tiempo que no me reía tanto con una noticia como esa… Claaro, como los señores/as del gobierno se pueden permitir cualquier lujo de comida…¡nos dicen lo que tenemos que comer! No sé que os parecerá a vosotros, pero a mí me ha dejado alucinando…

3) Sigamos con este punto, el del consumismo puro y duro (todavía sigo riéndome con lo del conejo). Está claro que la sociedad sobrevive gracias a lo que vende (yo estoy estudiando porque mi padre tiene un negocio, y en estas fechas es una época de ventas bastante favorable, pero aún así…) Toda la humanidad, niños, niñas, jóvenes, adultos y personas mayores, tienen que esperar 365 días para recibir un regalo (salvo San Valentín las parejas muy enamoradas que se regalan cosas, tema del que también hablaré un poco más adelante, relacionando el tema también del consumismo). ¿No se puede llegar un día a casa con un regalo para esa persona que vive bajo nuestro mismo techo? Noo! La sociedad se empeña en inculcarnos las fechas, y casi hasta donde, cuando y cómo será nuestro regalo…demos gracias de que podemos elegir el papel de regalo si queremos! Aunque dentro de poco, creo que ya no podremos ni hacer eso… Está muy bien que la gente se regale cosas, pero, ¿por qué no otra fecha? ¿Por qué no un día cualquiera sin venir a cuento? Sé que miles de niños esperan ansiosos ese día (todos hemos tenido esa edad de permanecer despiertos toda la noche de Reyes, con un ojo medio abierto asociando cualquier mínimo ruido a los Reyes Magos, pensando que ya entraron a dejarnos los regalos) pero, los estamos educando para que consuman tal y como lo hacemos nosotros… Repito que todos los seres humanos vivimos de lo que otros consumen, pero aun así… sigue sin gustarme esta fecha…

En fin, aquí queda lo referido a la Navidad, dejaré para otro momento lo de San Valentin, es un tema más extenso que este (podría haberlo alargao más, pero no quiero meterme en detalles que todo el mundo conoce, o al menos, eso pienso yo….)