El Tarot y sus derivados…

Hoy me apetece escribir muchas cosas, y me ha venido a la mente un trabajo que hice hace 2 años sobre las predicciones y los tarots, y retomaré mis pensamientos sobre el tema en este blog.

El ser humano siempre ha sentido curiosidad por saber cosas sobre su futuro: ¿quién no ha tenido ganas de llamar a una línea de tarot para preguntarle sobre el amor, el dinero, la salud, el trabajo…? Yo por suerte nunca caí en ese tipo de cosas (¡menos mal!) pero hay mucha gente que sí ha llamado a esos números para conocer su futuro. Ahora bien, ¿cómo sabemos que ellos saben nuestro futuro? ¿Unas simples cartas pueden hablar de tantas cosas? Permitidme que lo dude… Si se pudiera conocer el futuro, ¿por qué no mirar cuál es la vacuna del sida, por ejemplo? Si esos “personajillos” tienen un don, que lo usen para ayudar a la humanidad y no para ganar dinero fácil a causa de víctimas inocentes (aunque son esas víctimas las que aumentan sus ingresos en el banco de forma voluntaria).

Hay muchas formas de “conocer” el futuro: tarot, horóscopo, astrología…y mil formas más que existirán en el mundo y las cuales desconozco ahora mismo. Todas esas personas lo único que hacen es ganar dinero a costa de la inocencia de los demás. Quisiera pensar que esas personas llaman a esos números porque su situación es extrema, pero uno se da cuenta de que no. Hay un programa de radio en el que durante una hora, una “vidente” atiende llamadas en directo (eso cuando no repiten el programa, porque llama tan poca gente, que más de una vez y más de dos he oido el mismo programa) y me parecía hasta gracioso. Llamaban madres preguntando por el futuro sentimental de sus hijos (de por lo menos 25 años en adelante). Era muy divertido oir la preocupación de la madre hablando sobre su hijo/a. Creo que les faltaba preguntar cuando iban a mentener relaciones sexuales… También era muy cómico ver cómo la mujer no acertaba ni una sola cosa de la supuesta adivinación. Pondré un ejemplo:

Llama una mujer preguntando por el futuro amoroso de la hija. Dicha hija está soltera, pero según la vidente, la hija está rodeada de pretendientes, cuando a la hora de la verdad, la hija está en una depresión(este término trae de cabeza a la gente, y más los psicólogos, que somos los que realmente sabemos usar el término) porque ha roto con su pareja, con la que llevaba 10 años y en esos momentos ni siquiera sale de casa. La vidente insiste en que muy pronto encontrará pretendiente y que volverá a ser feliz.

Yo me pregunto: ¿hace falta llamar a una vidente para que te diga que tu hijo/a volverá a ser feliz? Lo primero que hay que hacer es hacer salir a esa persona (sin gastarte el dinero para que alguien te diga lo que han dicho unas cartas, que ni siquiera sabes si las está mirando, o usando) de esa depresión y animarla a seguir adelante, pero no porque la vidente haya dicho que pasado mañana estará de nuevo con alguien, sino porque una persona herida es la persona que más sufre, y nadie quiere eso para sus seres queridos.

Otra cosa que me llama la atención es que una vidente casi nunca habla de cosas malas, sino de que todo va a ir a las mil maravillas…¿Quién es capaz de tragarse esos cuentos chinos? ¿Viven en una burbuja aislada del mundo? ¿No saben que en el mundo hay hambre, dolor, miserias, muertes…?

En fin, siempre tiene que haber de todo en este mundo, pero… ¿donde se esconden las cosas buenas? ¿Se puede sacar algo claro de formas de conocer el futuro? Yo, me opongo a estas formas de ganar dinero…

Anuncios

Una respuesta

  1. Muy bien pensado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: