DIVAGACIONES MENTALES….

Durante la época de éxamenes universitarios (por desgracia, no me libro de ellos), la mente de un estudiante (en este caso la mía) después de tanto desgaste neuronal, puede acabar divagando, y mucho.

Un claro ejemplo es el siguiente: ” Estás intentando estudiar una asignatura, la cual, con ver la cantidad de folios interminables ya marea, y en vez de centrarte en autores como Piaget, Vigostky y demás, te acabas preguntando porqué llamamos perro al perro y no al gato, porqué el agua es transparente o porqué las nubes no tienen sabor.

Tras esta fase, la mente está en un punto muy superior y alejado al de los apuntes que se encuentran a escasos centrímetros de nuestros ojos, esperando, agonizando a que los toque, y digan ¡por fin ha bajado de las nubes! Pero cuando parece que la neurona que ha sobrevivido a tanto desgaste está apunto de centrarse, y empezar a leer las primeras palabras… ¡ring! el teléfono; resulta que es esa amiga/o que tanto tiempo lleva sin dar señales de vida y ahora está dispuesto/a contarte todo lo que hizo desde la última vez que hablásteis.

Tras una larga conversación, te das cuenta de que llevas más de hora y media hablando por teléfono y dices : ¡Ahora ya me pongo fijo! Pero tu estómago empieza a rugier cual león de la sabana, y no puede concentrarte con toda una sinfonía en tu interior, por lo tanto decides ir a picar algo, eso sí, te dices a tí mismo “en 10 minutos vuelvo”, pero esa merienda/picoteo dura más que la última cena de “Jesucristo Superstar” y cuando quieres volver a sentarte frente los apuntes, resulta que casi es la hora de cenar, por lo tanto dices: “Después de cenar, ya me pongo en serio”.

Transcurrida la hora de cenar (el pobre estómago está lleno a reventar) vuelves a sentarte delante de los apuntes, esta vez muy convencido/a de que las neuronas se centrarán en el tema en cuestión, pero en vez de eso, vuelves a las divagaciones sobre el porqué del nombre de las cosas, cómo sería un mundo imaginario, y demás pensamientos paranoicos.

Así es como se pierde toda una tarde de estudio, además de otros factores como juegos, messenger y cualquier otra variable que pueda ser distractora. ¿La solución? 1 –> No estudiar (poco recomendada si se quiere aprobar) 2 –> Eliminar todas esas variables contaminadoras, y también las divagaciones mentales…

Será mejor divagar en otro momento.

Anuncios

Una respuesta

  1. ya toy akiiii!! jeje que razon tienes la verdad… esque asta que te pones… buff cuesta..yo voy a ver si hago algo ahora mismo. mañana pormeto escribirte algo mas que mi neuronita esta espesa..t kerooooooooo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: