ABANDONO DE ANIMALES

perritos.jpg

(Foto cogida de esta web: http://paoamy1983.spaces.live.com/ )(En esta web, la autora nos muestra su amor por los perros, ya que todos los perritos que salen son suyos. Al menos estos animalitos están a salvo, algo de lo que me alegro)

Hoy me gustaría hablar del abandono de animales. Se calcula, que cada año en España, el número de animales abandonados es de 200.000, en su mayoría, perros. Este número, cuadruplica a las cifras de la UE.

A la gente le gusta tener mascotas, tener un nuevo juguete en la casa que sirva de diversión para toda la familia.

Pero, ¿no saben que ese “juguete” es un ser vivo que tiene sentimientos? Ese cachorro que ha sido separado de su madre para acabar en manos de unos desconocidos, no sabe lo que le espera el día que la familia se vaya de vacaciones y decida dejarlo tirado en una carretera donde nadie los vea hacerlo… ¿Quién es más animal, el ser humano o esos seres indefensos abandonados a la interperie? Sin duda alguna, el ser más salvaje es el ser humano.

¿Cómo de horrible puede llegar a ser el ser humano? Visto los datos, dentro de un sólo país, es el ser más horrible de todos…

Anuncios

LA VIDA DE UNA ESTUDIANTE EN EL C.M NUESTRA SEÑORA DE GUADALUPE

historia8.jpg

Hasta ahora, sólo había hecho referencia de mi vida personal, y ahora, haré un comentario sobre la vida en el Colegio Mayor Nuestra Señora de Guadalupe, lugar donde resido como estudiante universitaria.

En aspectos generales, la residencia (lo diré así para abreviar y no poner todo el nombre en adelante) es un lugar muy grande, y donde se puede residir “agusto” salvo por personas que perturban la paz entre estas paredes. Está claro que con 104 personas, tiene que haber gente de mi agrado y gente que no sea de mi agrado, pero lamentablemente, el tanto por ciento que me es desagradable, es mucho mayor que el tanto por ciento agradable, eso sí, las personas de mi agrado, son de las mejores.

Como iba explicando, la convivencia no es fácil entre tantas personas. Se crean lazos de unión con un número reducido de personas, y el resto, suele quedar anulado a excepción de un “hola” cuando te cruzas con alguien por los pasillos (eso si existe educación, sino, ni eso). El trato con las personas dentro de un lugar de residencia tan grande, es fundamental: forma parte de la vida universitaria. En una residencia se conoce mucha gente, y se pueden hacer grandes amistades pero también te puedes llevar grandes desilusiones de las personas, y tampoco olvidar, gente indeseable (está claro que tiene que haber de todo…)

En esta residencia, existe un grave problema: la falta de madurez de muchas de las personas que residen aquí. Cuando los observas durante un tiempo (en este caso, casi 5 meses) te das cuenta de que siguen siendo unos niños, que no demuestran su educación, que faltan al respeto a cualquiera, y que, para colmo, no respetan las normas que debes cumplir desde el momento que entras el primer día por la puerta. Un claro ejemplo de esto: los botellones en la habitación, música que molesta a los demás a horas indebidas, aglomeraciones de gente en una misma habitación cuando no está permitido… y podría seguir toda la noche enumerando las cosas que están fuera de las normas y que, sin embargo, se encuentran todos los días dentro del recinto.

A pesar de todo esto, estas personas siguen dentro del mismo recinto del que yo vivo, y eso me hace enfurecer a veces, sabiendo que no respetan ninguna de las normas, y siguen aquí. Hay gente que debería de haber sido expulsada por cosas que hicieron el año pasado, o por cosas hechas este mismo curso, pero… aquí siguen.

Como he dicho antes, no con todo el mundo se puede empatizar, pero si la mayoría de la gente me parece indeseable por como se muestran a los demás, creo que es por algún motivo, que compañeros y compañeras, comparten conmigo…

Hasta aquí, la vida residencial de una estudiante de Psicología de la UPSA, gracias por vuestro tiempo.