LA RULETA DEL AMOR

 ¿Quién no se ha enamorado alguna vez de ese/esa amigo/amiga que ha sido nuestro confidente, nuestro apoyo y una persona importante en nuestra vida? Creo que todos en nuestra vida, hemos vivido estos momentos: el ver a la persona que amamos, contándonos problemas con su pareja y sufriendo ese amor en silencio y tratando de poner una barrera a los sentimientos para no estropear algo tan bonito como es esa amistad. Pero, ¿qué pasa cuando rompemos esa barrera y conseguimos robarle un beso a esa persona tan especial?

Muchas veces ocurre que nos enamoramos sin darnos cuenta de esa persona tan especial que siempre está a nuestro lado, con el/la que compartimos muchos momentos que consideramos importantes a lo largo de nuestra vida. El amor surge pero también florece a su vez el miedo al pensar qué pasará si conseguimos, aunque sea un solo beso, de esa persona a la que queremos en secreto. ¿Seguirá todo igual? ¿Podría prosperar una relación? Es como jugarse todas las fichas que tenemos a un sólo número, a pesar de que el riesgo sea mucho, y las probabilidades de perderlo todo lo que se ha creado junto a la otra persona sean aún mayores que el riesgo.

El problema surge cuando has hecho la apuesta al todo o nada y te das cuenta de que lo has perdido todo por una anoche loca en la que te olvidaste de la barrera de tus sentimientos y apostaras, sin pensar en el riesgo. Es entonces cuando valoras los pequeños detalles que había antes: una sonrisa, un gesto, una conversación que sólo tenías con la otra persona porque sabías que era la única persona que en ese momento podía entenderte. Ese afecto, ese cariño, se convierten en algo que dista mucho de lo anterior, y es cuando lo echas de menos, y piensas que no tenías que haber apostado con tanto riesgo.

Me aparece apropiado comparar el amor con la ruleta de los casinos, porque en cierto modo, es así: si no apuestas por algo, no ganas, y en el momento en que haces tu apuesta y juegas tus fichas, no tienes ni la más remota idea de lo que va a pasar, como en el amor. Hasta que no nos arriesgamos, no podemos estar seguros de lo que pasará, pero puede que cuando pasa, nos demos cuenta de que cometimos un error, o tal vez no.

Los desengaños amorosos son difíciles, sufres por alguien que no apostó sus fichas como hiciste tú, y eso hace que el dolor sea aún mayor, porque ves a la otra persona ” tan pancha” mientras tú estás sufriendo, viviendo momentos duros y sin tener a la otra persona. Creo que una frase apropiada para esto es: “Cuando el amor entra por la puerta, la razón sale por la ventana”.

En la vida hay que arriesgarse, pero, ¿hasta que punto es bueno arriesgar? Me gustaría que dierais vuestra opinión sobre el tema, y ver qué clase de “jugadores” sois en el juego del amor.

Anuncios

AMOR EN LA RED….

Bueno, sólo con el título, es fácil de que tratará la entrada, ¿no? Me apetece reflexionar un poco sobre esto.

Hoy en día, internet está tan al alcance de todos, que incluso las persones mayores tienen su ordenador conectado a internet (El caso de la mujer más anciana de España que tiene su propio blog, algo que me parece muy admirable). En Internet encontramos de todo, es la “gran enciclopedia” a nivel mundial; sólo hay que meterse en google (o cualquier otro buscador), escribir lo que buscas, y en unos segundos (según que tipo de conexión se tenga XD) tendrás miles de resultados de la búsqueda.

Pero internet no es solo un método de búsqueda entre millones de archivos, sino que también es el transporte de las relaciones personales (tanto de amistades como de otro tipo de relaciones…) ¿Quién no ha entrado en la página de cualquier chat, ha puesto un nick y ha empezado a vacilar al personal? ¿Alguien podría decir el número de mentiras que ha dicho en un chat?

Si es una mujer la que entra en un chat, se suele decir a sí misma: sólo busco amistad, nada más (aunque también están las que son muy…ardientes, por decirlo de forma educada y sin ofender) que lo único que buscan es ciber-sexo (algo que, tanto en hombres como mujeres, aumenta cada día más). Las mujeres en los chat siempre intentamos entablar una conversación típica: ¿qué tal? ¿cómo te llamas? ¿de donde eres? ¿estudias o trabajas? Nos gusta preguntar por los hobbies y demás tópicos de los chats. *ADVERTENCIA:  No haré referente a las conversaciones de mujeres que buscan sexo, no me interesa lo que hablan y no quiero saberlo.

Si es un hombre, podemos hacer  x divisiones:

1) Los que buscan sexo directamente: lo primero que harán, indudablemente, es decirte: ¿Quieres sexo?. Eso, si no te empiezan a preguntar directamente por tus medidas, o también está el: ¿quieres quedar?

2) Los que buscan sexo pero no te lo dicen directamente, sino que te tiran muchas indirectas: te preguntan la edad, de donde eres, y si resulta que vivís en la misma ciudad, planes para esa misma tarde lo faltarán contigo. (Esto nos hace volver al punto nº 1)

3) Los que parecen un poco desintaresados sexualmente, y al final, resultan ser buena gente. He de advertir que de estos hay muuy pero que muuy poquitos. Yo nunca me topé con ninguno en mis tiempos del chat (de eso ya hace bastantes años y por motivos diversos ajenos a este blog).

Después de haber hecho una demostración de lo que uno/a se puede encontrar en un chat, pasaremos a la parte de amores de internet: los ciber-novios.

Este tipo de parejas surge de la confianza de ambas personas, mucho tiempo hablando, y donde, inesperadamente salta la chispa del amor (aunque también suceden los casos de confundir sentimientos) . Tras largo tiempo (a veces breve)se produce la confesión de sentimientos, y llega el gran problema: LA DISTANCIA. Resulta que ella es de Asturias y él de Madrid, ¿cómo pueden sobrevivir a eso? Yo, sinceramente, no podría… Si fuera alguien con el/la que has estado físicamente juntos un tiempo, y por motivos de cualquier tipo, tiene que haber esa distancia, es probable, si se quieren de verdad, que la relación sobreviva sin problemas (bueno, siempre puede haber problemas, pero suelen tener solución) (abstenerse casos de cornudos/as, esos no suelen tener el final de: y vivieron felices y comieron perdices); pero una relación en la que nunca ha habido una mirada a los ojos de la otra persona (sin tener por medio una web-cam) me parece algo muy difícil de mantener.

Y el problema, es que este tipo de relaciones, aumentan mucho. Si alguna vez alguien ha estado en este tipo de relaciones, fijo que se habrá preguntado: ¿de verdad me quiere? ¿cómo sé que no me engaña y que ahora mismo no está con otro/a? Este tipo de preguntas siempre pasan por la cabeza de las personas que se encuentran en este tipo de relaciones…

Ahora mi conclusión final: si nos embarcamos en una relación de este tipo, las cosas no saldrán bien. Hay mucha gente a nuestro alrededor y aunque no encontremos cuando buscamos a esa media naranja, debemos esperar, pero cuando la encontremos, que no sea un chat… Eso solo causa problemas.

La Pócima del Amor y Los Gusanos-Mariposas…

Yo sigo aquí reflexionando, a estas horas, no hay mucho que hacer (bueno sí, dormir, pero ahora no tengo sueño).

Vamos con el título de la entrada: ¿Qué es el amor? Si preguntamos a 5 personas diferentes, cada una nos dará 5 respuestas diferentes ante esta pregunta, asi que imaginemos la cantidad de respuestas que hay por el mundo ante esta pregunta… Es una respuesta muy complicada de obtener…lo podría definir como una pócima mágica a la que cada uno añade sus ingredientes secretos, aparte de los básicos que todo el mundo conoce.

Crearé mi propia fórmula del amor, para que veamos lo diferente que puede ser según cada persona.

Ingredientes:

Amistad, tiempo, cariño, confianza, atrevimiento, fidelidad, calendario, dulzura, unas gotitas de picardía, un poco de pasión, comprensión, diversión, antirutina y antiestress.

Preparación:

Meta en la cazuela la bolsita de amistad y déjela el tiempo suficiente hasta que al hervir, salga un humo especial de cariño y confianza. Añada a continuación las gotas de atrevimiento para que pasemos de una amistad buena a algo más (abtenerse los que buscan relaciones esporádicas y/o llevarse a alguien a la cama una única noche). Una vez hecho esto, y con el tiempo necesario (recuerde que necesita tener siempre un calendario) empiece a marcar cada día en dicho calendario, ya que cada día de ese amor que desea, debe ser único y especial. En este punto, debe de poner en la cazuela el resto de ingredientes y…voilà! Ya tiene su amor perfecto!

El calendario es un elemento esencial, como he dicho antes, para que matenga ese amor fuerte y duradero, sino, su pócima se volverá asquerosa y sabrá a sapos y culebras. Siguiendo estas fáciles instrucciones (aunque a veces parezca más difícil de como aquí se explica) conseguirá una relación fuerte y sana.

Explicado así parece lo más sencillo del mundo, de hecho, me ha parecido una versió divertida de cómo yo misma entiendo el amor. Todos sabemos que la realidad, desafortunadamente no es así (aunque hay casos que sí, todo depende del típo de ingredientes y del modo de preparación usados). Pero si le preguntamos a diferentes personas, cada una añadirá o cambiará elementos. Esta receta es aplicable también a otros muchos aspectos de la vida (cómo quiero ser, cómo quiero vivir, cómo quiero que sea mi futuro…)pero debemos tener en cuenta de que según los ingredientes que usemos (vuelvo al caso del amor) obtendremos unos resultados u otros.

Podemos definir el amor como una lista de tareas y objetivos que esperamos conseguir y que esperamos de la otra persona. El problema es que normalmente, ambas partes de la pareja, no acaban de ponerse de acuerdo, y es aquí donde empiezan los problemas de falta de compresión, donde uno no ve los deseos del otro…

Muchas son las formas que existen de definir esta palabra que tantas veces está presente en nuestras vidas, y que tan pocas somos capaces de identificarlo como tal, o a veces lo confundimos con otro tipo de sentimentos…

El ser humano se siente tan complejo, que no es capaz de comprender como una simple palabra, puede llegar a causar tantos sentimientos (buenos y/o malos, según el punto donde uno se encuentre). Es muy conocida la famosa frase que dice: “Del amor al odio hay solo un paso” pero todos sabemos que al revés, esta frase también es posible. Yo misma he experimentado el significado inverso de esa frase, y les puedo asegurar, que todo es completamente diferente cuando uno abre su corazón ante la persona correcta (o la que creemos que es la correcta).

Hay que tener en cuenta también, los rechazos amorosos, los rencores ante antiguas parejas, el daño que nos causaron antiguos/as novios/as. Cuando uno siente esa sensación de cosquilleo en el estómago debido al despertar de esas orugas que habitan en nuestro estómago y que ahora se han convertido en hermosas mariposas, debemos hacerlas casos, y dejar que su vuelo nos guíe hasta la persona que las ha despertado. Tal vez fallemos, tal vez acertemos, pero de lo que estoy segura es de que sino nos arriesgamos, nunca sabremos si las mariposas estaban en lo cierto….