PROBLEMAS CON LAS EMOCIONES: LA ALEXITIMIA

ALEXITIMIA: término acuñado en 1972 por primera vez por Sifneos.

Dificultad para transmitir o comprender los sentimientos.

 

                        A: partícula de negación

                        LEXI: palabra o expresión

                        TIMIA: afecto o sentimiento

 

Son sujetos en apariencia normal, pero con “planicie emocional”. Desde la aparición de este concepto, se ha convertido en uno de los más estudiados.

 

Se puede ser alexitímico porque no se ha aprendido o adquirido la capacidad de expresar emociones o se ha abolido a consecuencia de convicciones morales y racionales.

Afectaría a todos los niveles comunicativos e impediría el lenguaje emocional, es decir, la compresión hacia los demás.

 

 

 

Una alexitimia parcial sería:

 

·       Alexitimia expresiva: les es difícil expresar las emociones, son personas poco expresivas, poco detallistas. El alexitímico ha sido denominado de muchas otras maneras. Bodni los llama “disléxicos de los afectos”(dificultad de transformar los afectos); otros autores los han denominado como “ágrafos”(no tienen, carecen).

·       Alexitimia comprensiva: no es capaz de comprender correctamente las emociones de otras personas. También se llama alexitimia interpretativa (se interpreta mal lo que dice otra persona).

 

Rasgos colaterales que permiten identificar a un alexitímico:

 

1.- Tienen abolida la curiosidad (J.Mc. Dougall)

2.- Completamente conformistas. No tienen creencia de cambiar ni creen que las cosas vayan a cambiar. Son personas hiperadpatadas. Intentan adecuarse miméticamente a un contexto que creen que va a ser lo  que los demás esperan de ellos (Liberman)

3.- Personas normotípicas: se ajustan y atienen a las normas, nunca se desvían de ellas.

4.- La capacidad para la fantasía es inexistente, aunque tenga a alguien fantasioso cerca de ellos.

5.- Cas nunca sueñan, es decir, no recuerdan soñar. Están desconectados completamente de su mundo imaginario.

6.- Superficialidad. Pueden ser personas obedientes, correctas, disciplinadas, poco habladoras y poco oyentes, aunque pueden ser, y muy frecuentemente son, los manitas de turno.

7.- Es más frecuente en hombres que en mujeres. Suele ser un 1´8% para mujeres frente a un 8% en hombres. El 30% de un cuadro patológico presenta alexitimia.

8.- Sólo cuenta el aquí y el ahora, la concreción. Son presentitas y concretos.

9.-  Pronuncian continuamente frases como “ Al pan, pan y al vino, vino”.

10.- Tienen una personalidad camaleónica, se mimetiza en cada ambiente. (D. Winnicott). (personas “como si”).

11.- Son personas muy pendientes del qué dirán (deseabilidad social).

 

Son personas que están desprendidas de su propia vida, tienen un pensamiento operativo y carecen de fantasía, de pensamiento simbólico. Va unido a un déficit de mentalización, es decir, raramente son capaces de elaborar y dar significado a las cosas que ocurren con sus emociones.

Utilizan mucho la tercera persona. Se sienten víctimas pacientes de lo que les ocurre, no tienen un locus de control interno, sino externo:

 

– Locus de control interno: las personas con un locus de control interno perciben que los eventos positivos o negativos ocurren como efecto de sus propias acciones, y que están bajo su control personal; así, estas personas valoran positivamente el esfuerzo y la habilidad personal.

 

– Locus de control externo: las personas con locus de control externo perciben el refuerzo como no contingente a sus acciones, sino como resultado del azar, el destino, la suerte o el poder de otros; así, el LC externo es la percepción de que los eventos no se relacionan con la propia conducta y que por ende, no pueden ser controlados de manera que no se valora el esfuerzo ni la dedicación.

 

 

Como no pueden elaborar mentalmente lo que les pasa, los conflictos acaban indicándose a través de manifestaciones corporales. Sin embargo, estas dolencias acaban cristalizándose en un punto concreto, por lo que acaban padeciendo una enfermedad crónica.

 

¿A QUÉ LE TIENES MIEDO?

 

Ya sé que hace mucho que no escribo, pero estoy en exámenes y la verdad es que no me da tiempo a mucho más que a estudiar (matar neuronas). Pero aún así, saco un huequito y les dejo una lista de fobias, que seguro, encuentran muy interesante (y algunas de ellas muy divertidas por el nombre impronunciable que tienen)

A

Ablutofobia – Miedo a lavarse o bañarse

Acarofobia – Miedo a las picaduras o a los insectos que pican
Acerofobia – Miedo a las cosas ácidas
Acluofobia – Miedo a la oscuridad
Acustifobia – Miedo al ruido
Acrofobia – Miedo a las alturas
Aerofobia – Miedo a las corrientes de aire
Aeronausifobia – Miedo a los resfriados
Agliofobia – Miedo al dolor
Agorafobia – Miedo a los espacios abiertos o a estar entre una multitud, lugares públicos como mercados
Agrafobia – Miedo a las agresiones sexuales
Agrizoofobia – Miedo a los animales salvajes
Agirofobia – Miedo a las calles o a cruzar la calle
Aicmofobia – Miedo a las agujas o a los objetos punzantes
Ailurofobia – Miedo a los gatos
Albuminurofobia – Miedo a las dolencias del riñón
Alectorofobia – Miedo a los pollos
Algofobia – Miedo al dolor
Aliumfobia – Miedo al ajo
Alodoxafobia – Miedo a las opiniones
Altofobia – Miedo a las alturas
Amatofobia – Miedo al polvo
Amaxofobia – Miedo a conducir en coche
Ambulofobia – Miedo a andar
Amnesifobia – Miedo a quedarse amnésico
Amicofobia – Miedo a los arañazos
Anablefobia – Miedo a las investigaciones
Ancrafobia o Anemofobia – Miedo al viento
Androfobia – Miedo a los hombres
Anemofobia – Miedo al viento o a las corrientes de aire
Anginofobia – Miedo a contraer anginas
Anglofobia – Miedo a lo relacionado con Inglaterra
Angrofobia – Miedo a la antipatía
Anquilofobia – Miedo a ser escayolado
Antrofobia o Antofobia – Miedo a las flores
Antropofobia – Miedo a la gente o a la sociedad
Antlofobia – Miedo a las inundaciones
Anuptafobia – Miedo a quedarse solo
Apeirofobia – Miedo al infinito
Afenfosfobia – Miedo a ser tocado (Hafefobia)
Apifobia – Miedo a las avispas o a las abejas
Apotenmofobia – Miedo a las personas con amputaciones
Araquibutirofobia – Miedo a que se incrusten las cáscaras de los cacahuetes en el paladar
Aracnofobia o Aracnefobia – Miedo a las arañas
Aritmofobia – Miedo a los números
Arrhenfobia – Miedo a los hombres
Arsonfobia – Miedo al fuego
Atenofobia – Miedo a desmayarse o a debilitarse
Astrafobia o Astrapofobia – Miedo a las tormentas y a la luz
Astrofobia – Miedo a las estrellas y al espacio celestial
Asimetrifobia – Miedo a las cosas asimétricas
Ataxiofobia – Miedo a la ataxis (descoordinación muscular)
Ataxofobia – Miedo al desorden o a la suciedad
Atelofobia – Miedo a la imperfección
Atefobia – Miedo a las ruinas
Atazagorafobia – Miedo a ser olvidado o ignorado o a olvidar
Atomosofobia – Miedo a las explosiones atómicas
Atiquifobia – Miedo a cometer fallos
Aulofobia – Miedo a las flautas
Aurofobia – Miedo al oro
Aurorafobia – Miedo a las Auroras Boreales
Autodisomofobia – Miedo a alguien que huele mal
Automatonofobia – Miedo a la criaturas animadas, estatuas de cera, cosas que representan falsamente a                                                                           
                  un ser vivo
Automisofobia – Miedo a estar sucio, a mancharse
Autofobia – Miedo a sí mismo o a estar solo
Aviofobia o Aviatofobia – Miedo a volar

B
Bacilofobia – Miedo a los microbios
Bacteriofobia – Miedo a las bacterias
Balistofobia – Miedo a los misiles o a las balas
Bolsefobia – Miedo a los bolcheviques
Barofobia – Miedo a la gravedad
Basofobia o Basifobia – Miedo a andar o a caer
Batofobia – Miedo a la profundidad
Batonofobia – Miedo a las plantas
Batracofobia – Miedo a los anfibios, como ranas, salamandras, etc.
Belonefobia – Miedo a las agujas y alfileres (Aicnofobia)
Bibliofobia – Miedo a los libros
Blenofobia – Miedo a la viscosidad
Bogifobia – Miedo a los duendes
Bromidrosifobia o Bromidrofobia – Miedo a oler mal
Brontofobia – Miedo a las tormentas y a la luz
Bufonofobia – Miedo a los sapos

C
Cacofobia – Miedo a la fealdad
Cainofobia o Cainotofobia – Miedo a la novedad
Caliguinefobia – Miedo a las mujeres guapas
Cancerofobia – Miedo al cáncer
Carcinfobia – Miedo al cáncer
Cardiofobia – Miedo a los corazones
Carnofobia – Miedo a la carne
Catagelofobia – Miedo a hacer el ridículo
Catapedafobia – Miedo a saltar tanto de lugares altos como bajos
Catisofobia – Miedo a sentarse
Catoptrofobia – Miedo a los espejos
Caetofobia – Miedo al pelo y a los seres peludos
Chamainofobia – Miedo a Halloween
Colerofobia – Miedo a enfadarse o a encolerizarse
Corofobia – Miedo a bailar
Crometofobia o Crematofobia – Miedo al dinero
Cromofobia o Cromatofobia – Miedo a los colores
Cronofobia – Miedo al paso del tiempo
Cronomentrofobia – Miedo a los relojes
Claustrofobia – Miedo a los espacios cerrados
Cleitrofobia o Cleisiofobia – Miedo a quedarse encerrado en un lugar
Cleptofobia – Miedo a ser robado o a robar
Climacofobia – Miedo a las escaleras, a subirlas o a caer por ellas
Clinofobia – Miedo a ir a la cama
Clitrofobia o Cleinofobia – Miedo a ser encerrado
Cnidofobia – Miedo a las cadenas
Cometofobia – Miedo a los cementerios
Coitofobia – Miedo al sexo
Contreltofobia – Miedo al abuso sexual
Coprastasofobia – Miedo a constiparse
Courofobia – Miedo a los payasos
Counterfobia – Preferencia por una fobia ante situaciones espantosas
Cremnofobia – Miedo a los precipicios
Criofobia – Miedo al frío extremo, hielo o escarcha
Cristalofobia – Miedo a los cristales y a las gafas
Ciberfobia – Miedo a los ordenadores o a trabajar con ordenadores
Ciclofobia – Miedo a andar en bicicleta
Cimofobia – Miedo a las ondas o a las olas
Cinofobia – Miedo a los perros
Cipridofobia, Ciprifobia, Ciprianofobia o Ciprinofobia – Miedo a las prostitutas o a las enfermedades
             venéreas
Cainolofobia – Miedo a la novedad
Cainofobia – Miedo a fallar o a ser vencido
Catagelofobia – Miedo al ridículo
Catisolofobia – Miedo a sentarse
Coinonifobia – Miedo a las habitaciones
Colpofobia – Miedo a los genitales, particularmente los femeninos
Copofobia – Miedo a fatigarse
Coniofobia – Miedo al polvo (Amatofobia)
Cosmicofobia – Miedo a los fenómenos cósmicos

D

Decidofobia – Miedo a las decisiones
Defecaloesiofobia – Miedo al dolor de tripas
Deipnofobia – Miedo a las cenas y a las conversaciones en las cenas
Dementofobia – Miedo a volverse loco
Demonofobia o Daemonofobia – Miedo a los demonios
Demofobia – Miedo a las multitudes (Agorafobia)
Dendrofobia – Miedo a los árboles
Dentofobia – Miedo a los dentistas
Dermatofobia – Miedo a las lesiones de la piel
Dermatosiofobia o Dermatofobia o Dermatopatofobia – Miedo a las enfermedades de la piel
Dextrofobia – Miedo a los objetos de la parte derecha del cuerpo
Diabetofobia – Miedo a la diabetes
Didascaleinofobia – Miedo a ir a la escuela
Diquefobia – Miedo a la justicia
Dinofobia – Miedo al vértigo o a los remolinos de agua
Diplofobia – Miedo a la doble visión
Dipsofobia – Miedo a la bebida y a beber
Deshabiliofobia – Miedo a desnudarse ante alguien
Domatofobia o Oicofobia – Miedo a las casas o a estar en una casa
Dorafobia – Miedo a la piel o pieles de animales
Dromofobia – Miedo a cruzar la calle
Disorfofobia – Miedo a la deformidad
Distiquifobia – Miedo a los accidentes

E
Eclesiofobia – Miedo a las iglesias
Ecofobia – Miedo al hogar
Eicofobia o Oicofobia – Miedo a los alrededores del hogar
Eisoptofobia – Miedo a los espejos o a verse reflejado en uno
Electrofobia – Miedo a la electricidad
Elenterofobia – Miedo a la libertad
Elurofobia – Miedo a los gatos (Ailurofobia)
Emetofobia – Miedo a los vómitos
Enetofobia – Miedo a las multitudes
Enosiofobia o Enisofobia – Miedo a cometer un pecado capital o a ser criticado
Entomofobia – Miedo a los insectos
Eosofobia – Miedo al amanecer o a la luz del día
Epistaxiofobia – Miedo a sangre la nariz
Epistemofobia – Miedo al conocimiento
Equinofobia – Miedo a los caballos
Eremofobia – Miedo a ser uno mismo o a la soledad
Ereutrofobia – Miedo a ruborizarse
Ergasiofobia – 1) Miedo al trabajo o al funcionamiento 2) Miedo a ser operado por un cirujano
Ergofobia – Miedo al trabajo
Erotofobia – Miedo al amor sexual o a las preguntas de sexo
Eufobia – Miedo a las buenas noticias
Eurotofobia – Miedo a los genitales femeninos
Eritrofobia, Eritofobia o Ereutofobia – 1) Miedo a la luz roja 2) Miedo a ruborizarse 3) Miedo al color
          rojo
Escabiofobia – Miedo a las postillas
Escatofobia – Miedo al material fecal
Esquelerofobia – Miedo a los hombres malos, a los ladrones
Esquiofobia o Esquiafobia – Miedo a las sombras
Escolequifobia – Miedo a los gusanos
Escolionofobia – Miedo a la escuela
Escopofobia o Escoptofobia – Miedo a ser visto o a ser el centro de atención
Escotomafobia – Miedo a la ceguera
Escotofobia – Miedo a la oscuridad (Acluofobia)
Escriptofobia – Miedo a escribir en público
Espectrofobia – Miedo a los espectros o a los fantasmas
Espermatofobia o Espermofobia – Miedo a los gérmenes
Especsofobia – Miedo a las avispas
Estasibasifobia o Estasifobia – Miedo a estar de pies o a andar (Ambulofobia)
Estaurofobia – Miedo a las cruces o a los crucifijos
Estenofobia – Miedo a las cosas o lugares estrechos
Estigiofobia – Miedo al Infierno

F
Fagofobia – Miedo a tragar o a comer o a ser comido
Falacrofobia – Miedo a quedarse calvo
Falofobia – Miedo a tener una erección peneana
Farmacofobia – Miedo a tomar medicinas
Fasmofobia – Miedo a los fantasmas
Fengofobia – Miedo a la luz del día o al brillo del sol
Filemafobia o Filematofobia – Miedo a los besos
Filofobia – Miedo a enamorarse o a estar enamorado
Filosofobia – Miedo a la filosofía
Fobofobia – Miedo a las fobias
Fotoaugliafobia – Miedo a las luces deslumbrantes
Fotofobia – Miedo a la luz
Fonofobia – Miedo a los ruidos o voces o a la voz de uno mismo; o a los teléfonos
Fronemofobia – Miedo a pensar
Febrifobia, Fibrifobia o Fibriofobia – Miedo a la fiebre
Felinofobia – Miedo a los gatos
Francofobia – Miedo a lo relacionado con Francia
Frigofobia – Miedo al frío, a las cosas frías

G
Galeofobia o Gatofobia – Miedo a los gatos
Galofobia o Galiofobia – Miedo a lo relacionado con Francia
Gamofobia – Miedo al matrimonio
Geliofobia – Miedo a la risa
Geniofobia – Miedo a las barbillas o a los mentones
Genofobia – Miedo al sexo
Genufobia – Miedo a las rodillas
Gefirofobia, Gefidrofobia o Gefisrrofobia – Miedo a cruzar puentes
Germanofobia – Miedo a lo relacionado con Alemania
Gerascofobia – Miedo a envejecer
Gerontofobia – Miedo a las gente vieja o a envejecer
Gemnafobia o Gemnofobia – Miedo a degustar
Glosofobia – Miedo a hablar en público o a intentar hablar
Gnosiofobia – Miedo al conocimiento
Grafofobia – Miedo a escribir a mano
Gimnofobia – Miedo a la desnudez
Ginefobia o Ginofobia – Miedo a las mujeres

H
Hadefobia – Miedo al Infierno
Hagiofobia – Miedo a los santos y a las cosas sagradas
Hamartofobia – Miedo a cometer pecados
Hefefobia o Haptefobia – Miedo a ser tocado
Harpaxofobia – Miedo a ser robado
Hedonofobia – Miedo al placer
Heliofobia – Miedo al sol
Helenofobia – Miedo a los términos griegos o a la complicada terminología científica
Helmintofobia – Miedo a ser infectado por gusanos
Hemofobia – Miedo a la sangre
Heresifobia o Hereiofobia – Miedo a los desafíos o a la doctrina oficial o a la desviación fanática
Herpetofobia – Miedo a los reptiles, a las cosas reptantes
Heterofobia – Miedo al sexo opuesto (Sexofobia)
Hierofobia – Miedo a los curas o a las cosas litúrgicas
Hipofobia – Miedo a los caballos
Hipopotomonstrosesquipedaliofobia – Miedo a las palabras largas
Hobofobia – Miedo a los vagabundos y mendigos
Hodofobia – Miedo a los viajes por carretera
Hormefobia – Miedo a los choques
Homiclofobia – Miedo a la niebla
Homilofobia – Miedo a los sermones
Hominofobia – Miedo a los hombres
Homofobia – Miedo a los iguales, a la monotonía o a la homosexualidad o a ser homosexual
Hoplofobia – Miedo a las armas de fuego
Hidrargiofobia – Miedo a las medicinas basadas en el mercurio
Hidrofobia – Miedo al agua
Hielofobia o Hialofobia – Miedo a los cristales
Higrofobia – Miedo a los líquidos, a la humedad
Hilefobia – Miedo al materialismo o a sufrir ataques epilépticos
Hilofobia – Miedo a los bosques
Hipengiofobia o Hipegiafobia – Miedo a la responsabilidad
Hipnofobia – Miedo a quedarse dormido o a quedar hipnotizado
Hipsifobia – Miedo a las alturas

I
Iatrofobia – Miedo a acudir al médico
Ictiofobia – Miedo al pescado
Ideofobia – Miedo a las ideas
Ilingofobia – Miedo al vértigo
Iofobia – Miedo a ser envenenado
Insectofobia – Miedo a los insectos
Isolofobia – Miedo a estar solo
Isopterofobia – Miedo a las termitas, a los insectos que comen madera
Itifalofobia – Miedo de mirar, de pensar o de tener una erección peneana
Japanofobia – Miedo a lo relacionado con Japón
Judeofobia – Miedo a lo relacionado con los judíos

L
Lacanofobia – Miedo a los vegetales
Latrofobia – Miedo a los médicos
Leprofobia o Leprafobia – Miedo a la lepra
Laliofobia o Lalofobia – Miedo a hablar
Leucofobia – Miedo al color blanco
Levofobia – Miedo a las cosas de la parte izquierda del cuerpo
Liguirofobia – Miedo a los ruidos fuertes
Lilapsofobia – Miedo a los tornados y huracanes
Limnofobia – Miedo a los lagos
Linonofobia – Miedo a ser atacado
Liticafobia – Miedo a las denuncias
Loquiofobia – Miedo al nacimiento de los niños
Logisomecanofobia – Miedo a los ordenadores
Logofobia – Miedo a las palabras
Luifobia – Miedo a la sífilis
Lutrafobia – Miedo a las nutrias
Ligofobia – Miedo a la oscuridad
Lisofobia – Miedo a volverse loco

M
Macrofobia – Miedo a las largas esperas
Megeirocofobia – Miedo a cocinar
Maieusiofobia – Miedo al nacimiento de los niños
Malaxofobia – Miedo al juego amoroso (Sarmasofobia)
Maniafobia – Miedo a volverse loco
Mastigofobia – Miedo al castigo
Mecanofobia – Miedo a las máquinas
Medomalacufobia – Miedo a perder una erección peneana
Medortofobia – Miedo a tener una erección peneana
Megalofobia – Miedo a las cosas grandes
Melisofobia – Miedo a las abejas
Melanofobia – Miedo a las pieles negras
Melofobia – Miedo o aversión hacia la música
Meningitofobia – Miedo a las enfermedades del cerebro
Menofobia – Miedo a la menstruación
Merintofobia – Miedo a ser obligado o atado
Metalofobia – Miedo al metal
Metatesiofobia – Miedo a los cambios
Meteorofobia – Miedo a los meteoritos
Metifobia – Miedo al alcohol
Metrofobia – Miedo o aversión hacia la poesía
Microbiofobia – Miedo a los microbios (Bacilofobia)
Microfobia – Miedo a las cosas pequeñas
Misofobia – Miedo a la parasitación de la piel
Mnemofobia – Miedo a los recuerdos
Molismofobia o Molisomofobia – Miedo a la suciedad o a la contaminación
Monofobia – Miedo a la soledad o a estar a solas
Monopatofobia – Miedo a las enfermedades crónicas
Motorfobia – Miedo a los automóviles
Motefobia – Miedo a las polillas
Musofobia o Murofobia – Miedo a los ratones
Micofobia – Miedo o aversión hacia las setas y hongos
Mictofobia – Miedo a la oscuridad
Mirmecofobia – Miedo a las hormigas
Mitofobia – Miedo a los mitos o historias y afirmaciones falsas
Mixofobia – Miedo a la viscosidad (Blenofobia)

N
Nebulafobia – Miedo a la niebla (Homiclofobia)
Necrofbobia – Miedo a la muerte o a las cosas muertas
Negrofobia – Miedo a los negros
Nelofobia – Miedo al cristal
Neofarmafobia – Miedo a las nuevas drogas
Neofobia – Miedo a algo nuevo
Nefofobia – Miedo a las nubes
Noctifobia – Miedo a la noche
Nomatofobia – Miedo a los nombres
Nosocomefobia – Miedo a los hospitales
Nosofobia o Nosemafobia – Miedo a enfermar
Nostofobia – Miedo a volver a casa
Novercafobia – Miedo a la madrastra
Nucleomitufobia – Miedo a las armas nucleares
Nudofobia – Miedo a la desnudez
Numerofobia – Miedo a los números
Nictohilofobia – Miedo a estar en el campo a oscuras, o en un bosque por la noche
Nictofobia – Miedo a la oscuridad o a la noche

O
Obesofobia – Miedo a engordar (Pocrescofobia)
Oclofobia – Miedo de las multitudes y gentíos
Ocofobia – Miedo a los vehículos
Octofobia – Miedo a la figura 8
Odontofobia – Miedo a los dientes o de la cirugía dental
Odinofobia o Odinefobia – Miedo al dolor (Algofobia)
Oenofobia – Miedo a los vinos
Oicofobia – Miedo a los alrededores del hogar
Olfactofobia – Miedo a los olores
Ombrofobia – Miedo a la lluvia o a ser mojado
Ommetafobia o Ommatofobia – Miedo a los ojos
Oneirofobia  o Onirofobia – Miedo a los sueños
Oneirogmofobia o Onirogmofobia – Miedo a los sueños húmedos
Onomatofobia – Miedo a escuchar cierta palabra o nombre
Ofidiofobia – Miedo a las serpientes
Oftalmofobia – Miedo a ser el centro de atención
Optofobia – Miedo a abrir los ojos
Ornitofobia – Miedo a los pájaros
Ortofobia – Miedo a la propiedad
Osmofobia o Osfresiofobia – Miedo a los olores u hedores
Ostraconofobia – Miedo al marisco
Ouranofobia – Miedo al firmamento

P
Pagofobia – Miedo al hielo o escarcha
Pantofobia – Miedo a sufrir una enfermedad
Panofobia o Pantofobia – Miedo a todo
Papafobia – Miedo al Papa
Papirofobia – Miedo al papel
Paralipofobia – Miedo a abandonar el deber o la responsabilidad
Parafobia – Miedo a la perversión sexual
Parasitofobia – Miedo a los parásitos
Parascavedecatriafobia – Miedo al Viernes 13
Partenofobia – Miedo a las vírgenes o a las chicas jóvenes
Patofobia – Miedo a las enfermedades
Patroiofobia – Miedo a la herencia
Parturifobia – Miedo al nacimiento de los niños
Pecatofobia – Miedo a pecar
Pediculofobia – Miedo a pedir
Pediofobia – Miedo a las muñecas
Pedofobia – Miedo a los niños
Peladofobia – Miedo a la gente calva
Pelagrofobia – Miedo a la pelagra
Peniafobia – Miedo a la pobreza
Ptiriofobia – Miedo a pedir (Pediculofobia)
Ptisiofobia – Miedo a la tuberculosis
Placofobia – Miedo a las lápidas
Plutofobia – Miedo a la riqueza
Pluviofobia – Miedo a la lluvia o a ser mojado
Pneumatifobia – Miedo a los espíritus
Pnigofobia o Pnigerofobia – Miedo a ahogarse o a ser asfixiado
Pocrescofobia – Miedo a engordar (Obesofobia)
Pogonofobia – Miedo a las barbas
Poliosofobia – Miedo a contraer la poliomielitis
Politicofobia – Miedo a los políticos
Polifobia – Miedo a muchas cosas
Poinefobia – Miedo al castigo
Ponofobia – Miedo al dolor
Potamofobia – Miedo a los río o al agua corriente
Potofobia – Miedo al alcohol
Proctofobia – Miedo al recto
Prosofobia – Miedo al progreso
Pselismofobia – Miedo a tartamudear
Psicofobia – Miedo a la mente
Psicrofobia – Miedo al frío
Pteromeranofobia – Miedo a volar
Pteronofobia – Miedo a que te hagan cosquillas con plumas
Pupafobia – Miedo a los muñecos
Pirexiofobia – Miedo a la fiebre
Pirofobia – Miedo al fuego

R
Radiofobia – Miedo a la radiación, a los rayos X
Ranidafobia – Miedo a los sapos
Rectofobia – Miedo al recto y a los dolores rectales
Rabdofobia – Miedo a ser severamente castigado o golpeado con una vara, o a ser fuertmente criticado.
                     También miedo a la magia
Ripofobia – Miedo a defecar
Ritifobia – Miedo a que aparezcan arrugas
Rupofobia – Miedo a la suciedad
Rusofobia – Miedo a lo relacionado con Rusia

S
Sarmasofobia – Miedo al juego amoroso (Malaxofobia)
Satanofobia – Miedo a Satán
Selafobia – Miedo a los flases de luz
Selenofobia – Miedo a la luna
Seplofobia – Miedo a la materia en decadencia
Sesquipeladofobia – Miedo a las palabras largas
Sexofobia – Miedo al sexo opuesto (Heterofobia)
Siderodromofobia – Miedo a los trenes, a las vías del tren o a viajar en tren
Siderofobia – Miedo a las estrellas
Sinistrofobia – Miedo a coger cosas con la mano izquierda
Sinofobia – Miedo a lo relacionado con China
Sitofobia o Sitiofobia – Miedo a la comida o a comer (Cibofobia)
Soquerafobia – Miedo a los familiares
Socialfobia – Miedo a ser juzgado negativamente en situaciones sociales
Sociofobia – Miedo a la sociedad o a la gente en general
Somnifobia – Miedo a dormir
Sofofobia – Miedo a aprender
Soteriofobia – Miedo a depender de los demás
Surifobia – Miedo a los ratones
Simbolofobia – Miedo al simbolismo
Simetrofobia – Miedo a la simetría
Singenesfobia – Miedo a los familiares
Sifilofobia – Miedo a la sífilis

T
Tachofobia – Miedo a la velocidad
Taeniofobia o Teniofobia – Miedo a las orugas
Tafefobia o Tafofobia – Miedo a ser quemado vivo o a los cementerios
Tapinofobia – Miedo a ser contagioso
Taurofobia – Miedo a los toros
Tecnofobia – Miedo a la tecnología
Teleofobia – 1) Miedo a los planes definitivos 2) Miedo a las ceremonias religiosas
Telefonofobia – Miedo a los teléfonos
Teratofobia – Miedo a estar al cuidado de un niño deforme o miedo a los monstruos o a las personas
                     deformes
Testofobia – Miedo a hacer pruebas
Tetanofobia – Miedo al tétanos
Teutofobia – Miedo a todo lo relacionado con Alemania
Textofobia – Miedo a determinadas telas
Taasofobia – Miedo a sentarse
Talasofobia – Miedo al mar
Tanatofobia o Tantofobia – Miedo a la muerte o a morir
Teatrofobia – Miedo a los teatros
Teologicofobia – Miedo a la teología
Teofobia – Miedo a los dioses o a la religión
Termofobia – Miedo al calor
Tocofobia – Miedo a quedar preñada o al nacimiento de los niños
Tomofobia – Miedo a las operaciones quirúrgicas
Tonitrofobia – Miedo a las tormentas
Topofobia – Miedo a determinados lugares o situaciones
Toxifobia o Toxofobia o Toxicofobia – Miedo al veneno o a ser envenenado accidentalmente
Traumatofobia – Miedo a las heridas
Tremofobia – Miedo a los temblores
Triquinofobia – Miedo a la triquinosis
Tricopatofobia o Tricofobia o Hipertricofobia – Miedo al pelo (Caetofobia)
Triscadecafobia – Miedo al número 13
Tropofobia – Miedo al movimiento o a hacer cambios
Tripanofobia – Miedo a las inyecciones
Tuberculofobia – Miedo a la tuberculosis
Tiranofobia – Miedo a los tiranos

U
Uranofobia – Miedo al firmamento
Urofobia – Miedo a la orina o a orinar

V
Vaquinofobia – Miedo a vacunarse
Venustrafobia – Miedo a las mujeres hermosas
Verbofobia – Miedo a las palabras
Verminofobia – Miedo a los gérmenes
Vestifobia – Miedo a vestirse
Virginitifobia – Miedo a la violación
Vitricofobia – Miedo a lo que representa la figura paterna
Vicafobia – Miedo a las brujas y a la brujería

X
Xantofobia – Miedo al color amarillo o a la palabra ‘amarillo’
Xenofobia – Miedo a los extraños o a los extranjeros
Xerofobia – Miedo a la sequedad
Xilofobia – 1) Miedo a los objetos de madera 2) Miedo a los bosques

Z
Zelofobia – Miedo a la envidia
Zemifobia – Miedo a los topos
Zoofobia – Miedo a los animales
 
 

LA VIDA DE UNA ESTUDIANTE EN EL C.M NUESTRA SEÑORA DE GUADALUPE

historia8.jpg

Hasta ahora, sólo había hecho referencia de mi vida personal, y ahora, haré un comentario sobre la vida en el Colegio Mayor Nuestra Señora de Guadalupe, lugar donde resido como estudiante universitaria.

En aspectos generales, la residencia (lo diré así para abreviar y no poner todo el nombre en adelante) es un lugar muy grande, y donde se puede residir “agusto” salvo por personas que perturban la paz entre estas paredes. Está claro que con 104 personas, tiene que haber gente de mi agrado y gente que no sea de mi agrado, pero lamentablemente, el tanto por ciento que me es desagradable, es mucho mayor que el tanto por ciento agradable, eso sí, las personas de mi agrado, son de las mejores.

Como iba explicando, la convivencia no es fácil entre tantas personas. Se crean lazos de unión con un número reducido de personas, y el resto, suele quedar anulado a excepción de un “hola” cuando te cruzas con alguien por los pasillos (eso si existe educación, sino, ni eso). El trato con las personas dentro de un lugar de residencia tan grande, es fundamental: forma parte de la vida universitaria. En una residencia se conoce mucha gente, y se pueden hacer grandes amistades pero también te puedes llevar grandes desilusiones de las personas, y tampoco olvidar, gente indeseable (está claro que tiene que haber de todo…)

En esta residencia, existe un grave problema: la falta de madurez de muchas de las personas que residen aquí. Cuando los observas durante un tiempo (en este caso, casi 5 meses) te das cuenta de que siguen siendo unos niños, que no demuestran su educación, que faltan al respeto a cualquiera, y que, para colmo, no respetan las normas que debes cumplir desde el momento que entras el primer día por la puerta. Un claro ejemplo de esto: los botellones en la habitación, música que molesta a los demás a horas indebidas, aglomeraciones de gente en una misma habitación cuando no está permitido… y podría seguir toda la noche enumerando las cosas que están fuera de las normas y que, sin embargo, se encuentran todos los días dentro del recinto.

A pesar de todo esto, estas personas siguen dentro del mismo recinto del que yo vivo, y eso me hace enfurecer a veces, sabiendo que no respetan ninguna de las normas, y siguen aquí. Hay gente que debería de haber sido expulsada por cosas que hicieron el año pasado, o por cosas hechas este mismo curso, pero… aquí siguen.

Como he dicho antes, no con todo el mundo se puede empatizar, pero si la mayoría de la gente me parece indeseable por como se muestran a los demás, creo que es por algún motivo, que compañeros y compañeras, comparten conmigo…

Hasta aquí, la vida residencial de una estudiante de Psicología de la UPSA, gracias por vuestro tiempo.

FIN DE EXÁMENES

Bueno, puedo decir oficialmente que… ¡ya terminé los malditos exámenes!

Me siento liberada la verdad, pero no sé que es peor, si estudiar y hacer los exámenes, o la agonizante espera hasta que recibo una nota… Ese momento es fatídico. La Universidad Pontificia de Salamanca (UPSA para abreviar) tiene un servicio de notificación de notas a través de un mensaje de texto (sms) cada una de las notas de los exámenes (en este cuatrimestre serán 6 malditos sms) que llega siempre entre las 15:15 y las 15:30, ni antes ni después…

Pero bueno, lo importante es que… ¡ya acabé! Eso implica volver al ritmo de post anterior, y a tratar temas que resulten interesantes para los lectores. Si alguien quiere algún tema en especial, no dude en pedirlo.

¡Hasta pronto!

DIVAGACIONES MENTALES….

Durante la época de éxamenes universitarios (por desgracia, no me libro de ellos), la mente de un estudiante (en este caso la mía) después de tanto desgaste neuronal, puede acabar divagando, y mucho.

Un claro ejemplo es el siguiente: ” Estás intentando estudiar una asignatura, la cual, con ver la cantidad de folios interminables ya marea, y en vez de centrarte en autores como Piaget, Vigostky y demás, te acabas preguntando porqué llamamos perro al perro y no al gato, porqué el agua es transparente o porqué las nubes no tienen sabor.

Tras esta fase, la mente está en un punto muy superior y alejado al de los apuntes que se encuentran a escasos centrímetros de nuestros ojos, esperando, agonizando a que los toque, y digan ¡por fin ha bajado de las nubes! Pero cuando parece que la neurona que ha sobrevivido a tanto desgaste está apunto de centrarse, y empezar a leer las primeras palabras… ¡ring! el teléfono; resulta que es esa amiga/o que tanto tiempo lleva sin dar señales de vida y ahora está dispuesto/a contarte todo lo que hizo desde la última vez que hablásteis.

Tras una larga conversación, te das cuenta de que llevas más de hora y media hablando por teléfono y dices : ¡Ahora ya me pongo fijo! Pero tu estómago empieza a rugier cual león de la sabana, y no puede concentrarte con toda una sinfonía en tu interior, por lo tanto decides ir a picar algo, eso sí, te dices a tí mismo “en 10 minutos vuelvo”, pero esa merienda/picoteo dura más que la última cena de “Jesucristo Superstar” y cuando quieres volver a sentarte frente los apuntes, resulta que casi es la hora de cenar, por lo tanto dices: “Después de cenar, ya me pongo en serio”.

Transcurrida la hora de cenar (el pobre estómago está lleno a reventar) vuelves a sentarte delante de los apuntes, esta vez muy convencido/a de que las neuronas se centrarán en el tema en cuestión, pero en vez de eso, vuelves a las divagaciones sobre el porqué del nombre de las cosas, cómo sería un mundo imaginario, y demás pensamientos paranoicos.

Así es como se pierde toda una tarde de estudio, además de otros factores como juegos, messenger y cualquier otra variable que pueda ser distractora. ¿La solución? 1 –> No estudiar (poco recomendada si se quiere aprobar) 2 –> Eliminar todas esas variables contaminadoras, y también las divagaciones mentales…

Será mejor divagar en otro momento.