DE VUELTA A LAS ANDADAS

Tengo el blog un poco abandonado, pero este verano entre el trabajo y estudiar, no he tenido apenas tiempo 😦

Ya han vuelto las clases, y ¡por fin estoy en un piso! Costó lo suyo convencer a mi padre, pero al final, la mano milagrosa y bondadosa de mi madre, fue el toque crucial y vital para encontrarme aquí, en mi nuevo hogar. Se acabaron los horarios para las comidas, las explicaciones de porqué llevo a una amiga a la residencia, o las miradas de 119 personas cuando entras al comedor.

Ahora entro sin restricción alguna con quien yo quiero, tengo una enorme habitación donde pasar las horas muertas, un frigorífico que atacar cuando me apetece, y un congelador con los tappers de mi madre (¡cómo echaba de menos la comidita de mi madre en Salamanca!). Es muy diferente estar conviviendo en una residencia a un piso, pero el cambio, sin lugar a duda, es a mejor. Estoy con una de mis mejores amigas a la cual conozco desde siempre, y también con dos chicas que no conocíamos, pero que poco a poco vamos haciéndolo (y el resultado hasta ahora es bueno). El miedo era que hubiera problemas con ellas, pero estamos las 4 poniendo todo de nuestra parte para que vivamos en armonía, lo cual, hace mucho más llevadero el desarrollo del día a día.

Además, estoy muy cerquita de la facultad (se acabaron esos paseos de media hora para llegar a la facultad) y tengo supermercados y tiendas a mi alrededor donde comprar los víveres necesarios para el día a día.

Espero que mis lectores sigan perfectamente (a algunos se los extraña mucho) y que los que se adentren por primera vez en mi mundo de paranoias, se sientan como en casa y repitan la visita si así lo desean.

Por ahora me despido (labores domésticas empezadas y que deben terminarse)

Anuncios

FIN DE EXÁMENES

Bueno, puedo decir oficialmente que… ¡ya terminé los malditos exámenes!

Me siento liberada la verdad, pero no sé que es peor, si estudiar y hacer los exámenes, o la agonizante espera hasta que recibo una nota… Ese momento es fatídico. La Universidad Pontificia de Salamanca (UPSA para abreviar) tiene un servicio de notificación de notas a través de un mensaje de texto (sms) cada una de las notas de los exámenes (en este cuatrimestre serán 6 malditos sms) que llega siempre entre las 15:15 y las 15:30, ni antes ni después…

Pero bueno, lo importante es que… ¡ya acabé! Eso implica volver al ritmo de post anterior, y a tratar temas que resulten interesantes para los lectores. Si alguien quiere algún tema en especial, no dude en pedirlo.

¡Hasta pronto!